José de Jesús Francisco Zúñiga Chavarría Ver más grande

José de Jesús Francisco Zúñiga Chavarría

Litografía Mujer Sentada 1974. Firmada por el Artista

Litografía en offset del dibujo original titulado "Martha", firmado y fechado en 1974.

Realizada para el portafolio "Zúñiga, 20 dibujos" editada por Galería Misrachi en 1974  (64 x 48 cm) # 9509 Francisco Zuniga (1912-1998)

Nacido en San José Costa Rica, Zuñiga vivió en el seno de una oposición; puede hablarse, incluso, de un desgarramiento entre las antiguas raíces indígenas por una parte, y el mundo cristiano por otra, importado por los conquistadores españoles, quienes al ir devastando América Central sembraron sobre ruinas su paso, ideas y técnicas que terminarían tanto por imponerse al contacto con las realidades locales. En la obra de de este gran artista se afirma la difícil simplicidad de la vida, en lo que tiene de fuerte y de doloroso. De fuerte, porque en las venas de del maestro Zuñiga, corría una sangre desgarrada entre una concepción formal heredada del Occidente y una temática más profunda que procede de lo que en su mundo supo resistir a los estereotipos impuestos de afuera. El arte de Francisco Zuñiga otorga un cuerpo masivo y sensual al poder siempre presente, siempre ausente, del que deriva lo humano. El mérito de este gran artista es la unión de la dimensión inframundana con la conducción a través de lo humano. Es bajo los rasgos de la mujer que el artista capta magistralmente las huellas del origen y hace que la mujer madre se levante del seno del mundo. Las mujeres de Zuñiga son un grito sagrado contra la indiferencia asesina. Envueltas en sus largas túnicas, desafían la temporalidad histórica procurando una especie de ruptura.

Este gran artista fue merecedor de un sinfín de premios y reconocimientos, también participó en exposiciones colectivas e individuales. Francisco Zúñiga realizó sus últimas obras estando ciego y fallece en agosto de 1998.

Más detalles

1 Elemento

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

12,50 € impuestos inc.

Francisco Zúñiga nació en la ciudad de San José, Costa Rica, el 27 de diciembre de 1912. Su infancia, adolescencia y juventud discurrieron en el hogar y taller de su padre, el maestro escultor e imaginero Manuel María Zúñiga Rodríguez, considerado uno de los mejores del país en esa época, a su vez, nieto de Manuel Rodríguez Cruz, el mejor maestro imaginero costarricense del siglo XIX.5 6 Sus estudios primarios los realizó en la escuela pública del cantón de Montes de Oca.7

Desde pequeño, descolló por su habilidad para el dibujo. A los 12 años, modeló su primer bajorrelieve en yeso, un nacimiento, la cual se considera su primera escultura conocida. En 1927, ingresó a un curso de dibujo en la Academia de Bellas Artes de Costa Rica dirigida por el pintor español Tomás Povedano, sin embargo, se mostró disconforme ya que sintió que las rígidas formas académicas impuestas en dicha escuela limitaban su sensibilidad artística.7

En 1929, su condiscípulo y amigo, el también escultor Juan Manuel Sánchez Barrantes, lo motivó con noticias de una nueva sensibilidad que en ese entonces dominaba el arte occidental. Junto con Sánchez y otros aprendices del taller de su padre, Zúñiga empezó a realizar talla directa, siendo influenciados principalmente por la escultura precolombina de América.8

Sin dejar de lado la imaginería tradicional, la temática indígena y la animalística empieza a destacar en las obras del círculo de Zúñiga, integrado además de Sánchez, por otros futuros connotados escultores costarricenses como Juan Rafael Chacón y Néstor Zeledón Varela, así como pintores como Gonzalo Morales Alvarado y Francisco Amighetti. Lo autóctono, lo subjetivo, la síntesis, las concepciones modernas, lo vernáculo (vendedores ambulantes, marimberos, lavanderas, mujeres de iglesia, campesinos, viajeros, hombres a caballo, etc), se vuelven la temática preponderante de su arte. Tenía 16 años.8

En 1928, el Diario de Costa Rica organizó y auspició una serie de exposiciones de arte, que se suceden hasta 1937, despertando conciencias, vocaciones, el sentimiento nacionalista y a la vez, educando a la población poniéndola en contacto con el arte. Surge un grupo de jóvenes artistas que se autodenominaron "La Nueva Sensibilidad" (también se les conocería más tarde como "La Generación de los Treinta"), conformado por Zúñiga, Sánchez, Zeledón, Amighetti, los pintores Manuel de la Cruz González, Teodorico Quirós y Luisa González. El arte de la Nueva Sensibilidad se enfrenta en las exposiciones al arte académico de los maestros Tomás Povedano, Ezequiel Jiménez Rojas y Enrique Echandi, pintores, y del escultor Juan Ramón Bonilla, causando gran revuelo y polémica por la aparición de las nuevas formas de los nóveles artistas. En 1931, en la III Exposición, Zúñiga expone sus sorpresivos óleos Muchacha y Tinaja, el retrato de Juan Manuel Sánchez y de su hermano Manuel Zúñiga, su Boyero y su peón, y las esculturas Gamonal (talla directa en madera) e Inspiración (talla directa en piedra), obras todas que obtienen los primeros puestos y medallas de oro en pintura y escultura. Ese mismo año, junto a Juan Manuel Sánchez, visita el Museo Nacional de Costa Rica, donde se siente impresionado y analiza los dibujos y esculturas precolombinas, la cerámica, las joyas de jade y oro.8

En 1934, surge otra de sus obras notables, La mujer que duerme. Realiza numerosos trabajos en acuarela, bocetos de esculturas, retratos, paisajes donde se sintetizaba su visión de la campiña costarricense. Utilizó diferentes técnicas de dibujo, tinta china, lápiz, retratando a sus parientes, animales al natural y paisajes. Además, creó una serie de xilografías, que fueron incorporadas al Álbum de Grabados de 1934, que reunió obras de otros artistas costarricenses como Amighetti, Manuel de la Cruz, Teodorico Quirós y Carlos Salazar Herrera.9

Una año después, en 1935, un grupos de costarricenses se reunió para organizar un concurso para erigir un monumento a la madre. Zúñiga sintió que era la oportunidad para concretar una idea surgida varios meses atrás. El 1 de febrero de 1935, el Diario de Costa Rica anunció que Francisco Zúñiga era el ganador del primer premio del Salón de Escultura en Costa Rica por su obra en piedra llamada "Maternidad",10 esculpida directamente en un bloque de piedra de andesita traído desde Cartago. El monumento levantó una gran polémica, desatándose una discusión sobre la adjudicación del premio a Zúñiga, aunque finalmente este prevaleció.9

Fue entonces cuando Francisco Zúñiga decide trasladarse a México, en 1936,11 12 donde estudia arte formalmente en La Escuela de Talla Directa La Esmeralda, en colaboración con Antonio Ruiz "El Corcito", el escultor Oliverio Martínez y el pintor Manuel Rodríguez Lozano.5 En 1938, fue nombrado profesor de una facultad en esta escuela y fue donde se mantuvo hasta que se jubiló en 1970.6 11 13 Entre 1938 y 1942, colaboró con el escultor Daniel Gutiérrez Ruiz en obras monumentales de bronce.9 En 1958 le fue otorgado el primer premio de escultura en el Instituto Nacional de Bellas Artes.10

Las obras de Zúñiga se han expuesto ampliamente, tiene muestras en Los Ángeles,14 San Salvador, San Francisco, Washington DC, Estocolmo y Toronto.11 Entre los museos que poseen sus obras en sus colecciones permanentes están el San Diego Museum of Art,6 el Metropolitan Museum of Art15 y el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en Museo de Arte Moderno de México, el Museo de Arte Costarricense, el Phoenix Art Museum en Arizona, el Museo de Arte de Ponce en Puerto Rico, y el Hirshhorn Museum de Washington D. C.5

Luego de vivir 62 años en México, país del que adquirió la nacionalidad, falleció el 9 de agosto de 1998.16

Escribe tu opinión